top of page

Pasos

Es en la naturaleza donde Chris-Alys encuentra las primeras luces de su inspiración que desarrollan en la naturaleza la existencia de una analogía secreta entre todas las cosas. Su obra teje su discurso en lo imaginario, mezcla de ficción y realidad, paso de lo sensual a lo espiritual, elogio de lo visible que conduce a lo invisible, surgimiento de un espejismo escenográfico donde se escenifica el derecho y el arabesco, color y el blanco y negro para instalar en una eternidad el encanto de las bellezas efímeras.

Varios movimientos artísticos nutren sus creaciones.
Toma prestados lienzos cuadrados y motivos florales estilizados del japonismo. Del Simbolismo se apropia de la semiótica pictórica que da forma al mundo psíquico interior y magnifica la imaginación. El Art Nouveau, por su parte, inspira su estética decorativa de la línea que desarrolla curvas, esquematiza e identifica formas. Como en el fauvismo, la pulsión subjetiva del artista se expresa mediante gamas cromáticas intensamente luminosas ya menudo separadas de su referencia al objeto.

La textura flexible y untuosa del óleo, el acrílico, el carboncillo, la sutileza del pastel seco, la tinta china, los diversos collages o las técnicas mixtas transforman el espacio del soporte. Paseos paisajísticos o florales cubiertos de plantas de colores, perspectivas de arquitecturas reales o utópicas y misteriosas figuras femeninas, expuestas en un clima de refinado erotismo que impone a la mirada su parte de caminos.

Las formas flexibles y sinuosas, los trazos llenos y sueltos de una línea trazada con la punta del pincel dividen el fondo en tabiques de diferentes colores o valores, hacen visible la pincelada cuando la materia está empastada, delimitan los volúmenes por curvas y contra - curvas o dejar la lona en reserva. El modelado a veces se sugiere por la yuxtaposición de sombras aplicadas en áreas planas y eliminadas del tono real.

En un repentino desplazamiento operado por un progresivo abandono a la contemplación de la obra de Chris-Alys, un misterioso ímpetu ofrece al ojo un bienestar estético y lleva al observador, satisfecho de haber dado una sustancia icónica a la imagen soñada.

bottom of page